“Oníricos e Irónicos” III, Murdo Ortiz

1,.44984885_1660265364078350_2049556366426636288_n

‘Oníricos E Irónicos’/group show/

Artista:Murdo Ortíz

(+info:657614778)

Obras:Acrílico/Aerosol/Papel

El absurdo en el comportamiento humano viene dado por la torpeza del propio humano. Esta torpeza se manifiesta en el posicionamiento de la condición predadora del ser frente al parecer, cuando tanto ser como parecer son ilusiones.

Esto ocurre por creer, antes que pensar. El creer solo plantea pasillos con puertas cerradas, habitáculos vacíos de posibilidades.

El ser proporciona confrontaciones y alimenta el odio. Las etiquetas. Primero nos roban las palabras y luego su significado.

El odio nos mantiene separados por colores, no por colores de piel, si por colores mentales. Véase: rojo , azul, naranja, morado…

La amplia capacidad del absurdo humano nos lleva a querer ser.

Al parecer, el parecer nos hace indignos y faltos de mérito. Preferimos manifestar que no tenemos máscaras, que somos transparentes, pero la propia existencia del subconsciente impide el hecho de ser transparentes.

Todos tenemos máscaras, la máscara nos hace personas, no somos ni limpios, ni puros, ni transparentes.

Somos hijos de la cultura, por lo que la cultura es nuestra naturaleza. Ello nos hace adoptar máscaras con continuas e indefinidas expectativas sociales, en las que no es nuestro subconsciente el que hablará por nosotros.

Las redes sociales. La máscara transparente.  La sobre-exposición.

Lo que creemos que somos enmascara nuestro subconsciente, así que siempre parecemos. El comportamiento humano siempre parece. Y si es algo, es una máscara.

Nuestro comportamiento implica parecer, no ser.

La verdad no existe por si misma independientemente de que alguien la piense o no. Todo esto, como teoría, no supone ninguna innovación.

Todo es mentira.

Murdo Ortíz

Octubre 2oI8

LA CANCIÓN DEL EXILIADO O CONFESIONES DE UN MONSTRUO.

Avanzando cual plaga, el narcisismo – en sus vertientes individuales o colectivas – ha llegado a ser la forma ‘normal’ de personalidad y conducta social aceptada. Al mismo tiempo que su culto, vía selfies, disciplina de grupo e imposiciones de lo políticamente correcto, se implanta por la fuerza so pena de ostracismo. Vivimos tiempos de sacerdotes y sacerdotisas. Tiempos aburridos, de púlpitos y reprimendas, donde el ‘arrepiéntete de tus pecados’ sigue vivo bajo la nueva fórmula de ‘deconstruye tus privilegios’, donde la obsesión por la seguridad ha suplantado el vivir la vida en plena intensidad, ¡asumiendo los riesgos!.. Así, acosado por la culpa el individuo languidece, agoniza y se suma mutilado a la masa gris de la mediocridad.

Al igual que si estuviésemos dominados por una enfermedad que nos arruinara el rostro, la tomamos con los espejos a pedradas, e incapaces en nuestro avanzar a tientas de dar con la cura, hacemos de la enfermedad virtud y dejamos caer el mundo en la persecución ufana de la imagen perfecta o la palabra ‘correcta’. Hoy se grita ‘¡viva la enfermedad!’ y la buena salud es signo de sospecha.

Si algo aprendimos de facebook y después de instagram es a desconfiar de lo bello – lo bello prefabricado para agradar al otro entiéndase, ¿habrá algo más servil e indigno? -. Condenados a diluir nuestro tránsito vital en una sucesión de imágenes sin alma, poblamos de sonrisas el espacio radioeléctrico y llamamos ‘tener un buen día’ a amasar una buena cantidad de ‘likes’. Esta cultura decadente de la imagen tiene un precio: la homogeneización del gesto, el pensamiento y la palabra. Ya se han dado casos de idiotas muriendo haciendo balconing al tratar de fotografiar tan ridículo acontecimiento, o de desgraciados que al intentar fotografiarse en un adelantamiento de película han dado con sus sesos dispersos en el alquitrán. Irrelevante. Si nos preocupa es únicamente como síntoma. Lo fundamental es desmontar la idea de que la redes sociales generan ‘intercambio de ideas’, ese mantra, tan peregrino como pensar que la predicación de la Biblia conduce a la libertad de espíritu, es una amenaza para la realización humana en su pulsión de juego. Si algo son las redes sociales es aburridas, una caja tonta al alcance de su bolsillo. El vértigo de opiniones sin reflexión junto a imágenes idealizadas del mundo no son más que andamiaje para el mundo de la mentira. Llamemos a las cosas por sus nombres, llamemos parásitos a quienes como chinches de sofá habitan dicho andamiaje con placer, al calor de una vida parásita.

¿Qué hacer? La respuesta se antoja difícil, en el sentido de ‘qué hacer’ para construir una vida que merezca ser vivida dentro de una sociedad que no de vergüenza – no se me ocurre un asunto de más urgencia entre los problemas de hogaño -. Desde el punto de vista del arte, que es lo mismo que el punto de vista del juego, ante todo es necesaria la reformulación de una nueva cultura estética. Una cultura estética que prefiriera la pulsión creadora a la contemplativa. Imagino que una estética tal fomentaría una especie de seres humanos no sometidos a la idealización de la imagen, vacunados contra las manipulaciones dogmáticas y sabedores de que una imagen es una imagen más allá de la ida, pues quien toma el signo en todo su valor no es otra cosa que carne de fanatismo. En sí sería una cultura iconoclasta, pero no icono-fóbica, pues las imágenes hermosas, horrendas, sabias, estúpidas o fascinantes son necesarias. Hay que crear imágenes pero evitando siempre que nos sometan. Incluso si la imagen llega a poseernos en un ejercicio de catarsis, dicha fusión debe ser sólo temporal, y tras cumplir su función nuestros pasos deben separarnos de ella y redirigirnos a otra meta para no caer en la locura.

El individuo de hoy, frágil, desamparado y necesitado de protección estatal es incapaz de entender esto. El ser humano contemporáneo anhela ante todo seguridad, desea contemplar la repetición interminable de sí mismo en contextos felices – aunque la actividad principal quede reducida a la mera contemplación, sin una acción real que motive el estado de los afectos internos -. Para este ser narcisista, vivir es transitar de un espacio seguro a otro, sin exponerse nunca a eventos o contextos que pudieran desestabilizar su ego, pues para él todo lo que no ha ‘contemplado positivamente de antemano’ queda definido como traumático, ahí su imposibilidad de asimilar la ofensa y su condición de quinta columna del estado policial.

Si la base de este individuo es la seguridad, ¿por qué no representar monstruos y enseñar vísceras? Pues sangre, vísceras y deformidad debe haber hasta que esta ruina desaparezca del horizonte o se ahogue en el mar de plásticos que su decrépita forma de vida genera. Hay que acabar con ellos, porque los seres sin responsabilidad, los seres que creen que la naturaleza es una balsa de aceite que ellos pueden transitar sin mácula, son los mismos que en la inconsciencia de su quehacer, como curas imponen el pensamiento único y como termitas corroen los parajes naturales esparciendo, por ejemplo, basura a la orilla del mar durante la Noche de San Juan. Si en su mundo de seguridad y ausencia de responsabilidad el arte es representar la belleza radioactiva de la publicidad, paguémosles con monstruos y como monstruos sonriámosles hasta su total aniquilación.

Carlos G. de Castro.

LA DIGNIDAD ESTÉTICA DE LO BRUTAL Y LO MONSTRUOSO.

La pintura ha vuelto. Hubo hasta quien firmó su carta de defunción tras el apogeo, a partir de la segunda mitad del pasado siglo, de manifestaciones artísticas ligadas al arte conceptual, las performances, las instalaciones, el videoarte… El tiempo del óleo sobre lienzo y la tinta sobre papel parecía consumado, y ahí confluyeron museos, galerías, ferias de arte… Una exposición de pintura pasó a tener sentido si era relativa a las grandes figuras del impresionismo, el fauvismo, el expresionismo abstracto y hasta el surrealismo, pero no a un artista del siglo XXI. Los pintores, sin embargo, supieron resistir. No cedieron a la cierta invisibilización a que fueron confinados bajo la acusación de cultivadores de un arte ya caduco. Continuaron trabajando pacientemente en el taller, indagando en los detalles de los viejos maestros, explorando las posibilidades del pigmento en la búsqueda de su propio lenguaje, que es en definitiva lo que define a cada artista. Otros se echaron directamente a la calle, a dar forma a ese street art que se ha convertido, tras fatigas dobles y un sinfín de sanciones, en una manifestación artística de pleno derecho. Desde ahí, desde el graffity, la pintura mural y las intervenciones artísticas en espacios públicos, algunos volvieron al lienzo y el papel, y ahí siguen, en un permanente viaje de ida y vuelta de un formato a otro. En ese lugar es donde creo pertinente situar a Murdo Ortiz, cuya trayectoria artística ha surcado ese recorrido, desde espacios murales de la desmemoria y el olvido que ha intervenido y revivificado con su aliento artístico, hasta la inmensidad del papel como soporte de los mismos gritos, las mismas muecas, la misma violencia. Y ahí sigue en pie de guerra, como “castillo de frontera”.

Decía José María Moreno Galván que “todo artista, si verdaderamente lo es, lucha por algo y contra algo.” Murdo Ortiz lucha por su propio lenguaje artístico, que persigue sin descanso, y contra el régimen de estulticia que en suertes nos tocó vivir y padecer. En este último sentido, su contienda es contra todo lo sacralizado, en el arte y en el mundo. Contra la proporción académica y sus afanes de pulcritud. Contra toda idealización formal, frente a la cual, apuesta por una sobredosis de realidad, instinto e imaginación. Busca así lo que se esconde disfrazado tras la canónica y divina Belleza. Busca el resplandor del estiércol y la podredumbre, la dignidad estética de lo brutal y lo monstruoso, lo sublime de la deformación. Esa es su sobredosis de realidad, su testimonio como artista de este tiempo, que poco tiene de armonía y proporción, y mucho de impureza e imperfección. Para Murdo Ortiz, la pintura es armamento de guerrilla dispuesta para dinamitar códigos estéticos y coyunturas históricas. Ese es su camino. Liberar a la expresión de formalismos carcomizantes y anestésicos, para con ello liberar a lo real que dormita tras la mentira de la realidad (véase Agustín García Calvo). Es su batalla contra la muerte del arte, un viaje hacia el primer día de la expresión. De ahí el cierto primitivismo que transpiran sus obras, como búsqueda del origen. De ahí esos signos de la niñez del mundo, que son su referente lingüístico, y esa presencia de lo gestual y lo onírico en su pintura. Y de ahí el predominio en su obra del componente expresivo sobre el formal, arrastrándole a cruzar los márgenes de la brutalidad, lo demoníaco y lo monstruoso.

La pintura de Murdo Ortiz busca así el estado primigenio de la comunicación, el primer llanto del primer mundo, al igual que ocurrió a tantos artistas de las vanguardias históricas y de postguerra. Se reivindicaba entonces a la pintura como una herramienta de comunicación anterior a la palabra escrita y que, tras ser desplazada por esta, fue ganando en hermetismo, en simbolismo, en misterio, hasta en magicismo ritual. Se trataba de volver al momento en que la imagen era el detonador de la imaginación humana y no mera abstracción visual, al momento en que la racionalidad era sierva del instinto y la imaginación. Pues bien, ese pulso hacia lo primitivo y originario late en la obra de Murdo, que al fin y al cabo intenta responder, aunque desde otro escenario, a aquel mismo problema, la sempiterna irresuelta crisis de la modernidad. Su tentativa es suspender lo racional para desatar a lo instintivo y a la imaginación creadora, pues ahí radica la elementalidad de lo humano, tras capas de costra de superficialidad y mentira. Incluso se puede interpretar como una vuelta a la animalidad, a la condición animal de lo humano y de la pintura misma, en la línea de Francis Bacon. Con el británico comparte, entre otras cosas, esa exaltación de la animalidad, así como su dignificación de lo monstruoso y la resignificación de la máscara. Ahora bien, en la obra de Murdo Ortiz, la constante presencia de las máscaras constituye un símbolo de la falsedad de la apariencia que se propone a sí misma como falsedad, delatando con ello su condición de disfraz. Llegamos a otro rasgo característico de su pintura, la ironía. Revitalizada en el romanticismo como herramienta para acordar lo inacordable, la ironía está muy presente en la obra de Murdo Ortiz, en su ideación, en su factura y en el último paso, los títulos de las mismas. Todo un maestro en este arte.

De todo lo dicho podemos deducir su fuerte parentesco con el informalismo español de los Saura, Millares, Tàpies, Lucio Muñoz…, cuya “informa” es madre de la estética de la deformación sobre la que opera Murdo Ortiz. Eso explica que sea, al igual que Antonio Saura, un pintor netamente expresivo, que concibe la expresión como “una especie de acuerdo con la imperfección”, como “una ruptura de la ecuación en que se fundan la armonía y el equilibrio” (José María Moreno Galván dixit). Y explica también que sea, al igual que Manolo Millares, “un denigrador de la belleza de la forma”. En esa línea, Murdo despoja a su pintura de toda idealidad para devolverla a su estado de testigo de la vida y la muerte, y para encarnar en ella toda la carga de “barbarie” de que nuestro tiempo es víctima, desenmascarando así los necios trampantojos de la “civilización”. Por eso sabemos que es un pintor de nuestro tiempo, porque nos reconocemos en su obra, porque el instinto nos lleva a adivinar en ella los signos de la sutil devastación, porque quien nos habla de nuestro mundo no es la armonía sino la impureza, no es el equilibrio sino la imperfección, no es la melodía apaciguadora sino el grito desconsolado. Ahí la voluntad crítica de su pintura, en la medida en que la expresión es desatado deseo de comunicación, de llevar al dominio de lo común lo que permanece callado, enclaustrado, silenciado, maniatado, secreto.

Quiero añadir, para terminar, que Murdo es un artista en lucha permanente con su pintura. Un artista consciente de que el verdadero motor de toda creación auténtica es la contradicción, entendida como tensión generadora de sentido desde la dialéctica sin síntesis. Ahí se inscribe su énfasis sobre la expresión, pues, volviendo a Moreno Galván: “La capacidad de expresión está en razón directa de la capacidad de contradicción.” Por ese motivo, la pintura de Murdo Ortiz es siempre pintura inacabada, en permanente mutación, como los mismos personajes que pueblan sus obras. Y lo es porque plasma en cada trazo el signo del último minuto de vida que le ha rodeado, como un impulso instintivo de testificación, no en sentido narrativo sino simbólico, y no de lo superficial sino de las entrañas de lo humano. Son el trazo, la mancha, el gesto, el signo, los testigos de ese instante y de esa circunstancia vital. Como para Guinovart, “toda circunstancia es para él una nueva realidad.” Se convierte así su pintura en una suerte de toma de conciencia sobre la fugacidad, sobre el organicismo de lo vital, sobre la caducidad de cada instante de vida y muerte. Al mismo tiempo, es su pintura mecha encendida destinada a activar nuestra imaginación creadora y nuestro instinto animal, para desde ambas domesticar a la razón hegemónica en que se han fundamentado las estéticas formalistas y las artes normativas de la proporción. Desde ahí, Murdo Ortiz nos lleva a otros lugares, a los demonios del sueño, al delirio de lo monstruoso, a los pantanos de la brutalidad, y con ello, a una ética insobornable a este tiempo de mentiras y estériles simulacros.

Miguel Ángel Rivero Gómez.

READY PA JUGAR. MURDO ORTIZ Y LAS INFINITAS POSIBILIDADES.

El carácter de esta edición va más allá de un simple catálogo. Tenemos en nuestras manos una de las infinitas posibilidades que convierten esta edición en una pieza con vida propia.

Por ello no me siento capaz de hablar de la obra de Murdo Ortiz y prefiero jugar, como cuando aprovecha cada oportunidad para colaborar con otros artistas tanto en muros como en papel. Quiero hacer hablar a los libros que tengo sobre mi escritorio, que hagan de manos inocentes, trazos inconscientes, manchas y borrones. Hacer un cadáver exquisito que difumine, concrete o rompa con los límites de la obra de Marco Antonio, como una tirada de cartas de tarot, como oráculo.

He escogido siete libros, los cuales abro una vez y busco en una de las dos páginas presentes una parte que me llame. Al tener la selección, sin mover el orden de lectura, los he puesto juntos esperando a ver qué sentido adquiere este juego en el todo. Espero que este juego genere interferencias, sorpresa, placer, relecturas, contradicciones y delirios varios.

-”Este vínculo entre el corazón y los órganos de los sentidos no es un simple sensorialismo mecánico; es estético. En griego, la actividad de percibir o de sentir es la aisthésis, que significa originalmente “asumir” e “inspirar” un “quedarse sin aliento”, la respuesta estética primaria.” 

1-”Lo idéntico, lo permanente y lo eterno coinciden. Por ello lo idéntico, en la medida que es idéntico, permanece y es eterno. Lo eterno en la medida que es eterno, permanece y es idéntico. Lo permanente, en la medida en que permanece es idéntico y eterno.”

2-”Este reconocimiento de una “omnisensorialidad” de la experiencia -en la que ver se convierte en mirar o mirar en sentir, en la que sentir se convierte en moverse y moverse en conmoverse- inducirá a Vischer a pensar la forma como una fuerza de compenetración. Se trata desde ahora, de comprender cómo la mirada llega a incorporar el objeto. Si la imagen nos da a probar un “híbrido” (Misherin) un medio fluido en las que las contradicciones del mundo-reposo y movimiento, yo y no -yo- se reúnen en un todo enigmático… ¿Cómo describir esa fuerza de reunión?”. 

3-”La única justificación de la reproducción es la mejora. La naturaleza aborrece la repetición. Las bestias se limitan a propagar su especie. Pero la descendencia de los hombres y mujeres nobles será superior a ellos mismos, como lo son sus aspiraciones.” 

4-“La miseria de la vida humana no se debe a un castigo divino ni a un pecado original, sino a la ignorancia. No a cualquier ignorancia, sino precisamente a la ignorancia de la verdadera índole del espíritu. Ignorancia que nos hace confundir el espíritu con la experiencia psico-mental, y atribuir “cualidades” y predicados a ese principio eterno y autónomo; en suma, una ignorancia de orden metafísico.” 

5-”Declararnos insumisos a la ideología póstuma es, para mí, la principal tarea del pensamiento crítico hoy. Toda insumisión, si no quiere ser un acto suicida o autocomplaciente, necesita herramientas para sostener y compartir su posición. En este caso necesitamos herramientas conceptuales, históricas, poéticas y estéticas que nos devuelvan la capacidad personal y colectiva de combatir los dogmas y sus efectos políticos.” 

6-”¡Qué importa la miseria! Hemos entendido que la miseria es horrible, hemos entendido que la pobreza no es el peor de los males, lo hemos entendido claramente: el peor de los males es la miseria del falso bienestar.” 

1 HILLMAN; James. El pensamiento del corazón. Ediciones Atalanta. Girona. 2017 (p.50)

2 BRUNO; Giordano. Las sombras de las ideas (De Umbris idearium). Ediciones Siruela. Madrid.2009. (p.60)

3 DIDI-HUBERMAN; Georges. La imagen superviviente. Historia del arte y tiempo de los fantasmas según Aby Warbug. ABADA Editores. Madrid. 2009. (p.371)

4 THOREAU; H.D. Cartas a un buscador de sí mismo. Errata Naturae. Madrid. 2004. (p.60)

5 ELIADE; Mircea. Patanjali y el yoga. Ediciones Paidos. Barcelona. 2009. (p.23)

6 GARCÉS; Marina. Nueva ilustración radical. Anagrama. Barcelona. 2017 (p.30)

7 PASOLINI; Pier Paolo. Vulgar Lengua. Ediciones el Salmon. Madrid 2017 (p.75)

Fernando G. Méndez.

2.-45094370_1660265404078346_2411878854034456576_n3.-45167994_1660265424078344_5413037078030057472_n4.-45029917_1660265457411674_6812226518421340160_n5.-45082944_1660265487411671_7470263848025456640_n

Anuncios

~ por NandoProjects en 06/11/2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: