Victor Alba – Paisaje con Arbol

Paisaje con árbol es una serie pictórica formada por un conjunto de cuadros, en los que se repite, de manera automática, una misma estructura compositiva: la insinuación de un paisaje con un árbol en su línea de horizonte.

Cada Paisaje con árbol es diferente a los demás. Varían en su tamaño, en sus técnicas y materiales, en  colores, y cambian también en la gestualidad y la intención expresiva.

¿Por qué ese paisaje y ese árbol?  Siempre he pensado que el paisaje es memoria. Y ese paisaje posé un importante vínculo a nivel personal, es el recuerdo íntegro de mis raíces, de mi familia. Ese árbol es un símbolo de mi circunstancia.

Cuando pinto esa encina, actor protagonista en todas las escenas de esta serie de cuadros, no pretendo imitar su apariencia. La intención no es crear un tipo de pintura que mimetice con el mundo contemplado, fidedigno a la mirada; sino, más bien, se utiliza el tema de este paisaje como pretexto para pintar.

Con ello consigo crear, basada en el concepto que empleó Monet -en sus vistas de la Catedral de Rouen, o del puente de su jardín-, una serie que simboliza el paso del tiempo. Para ello,  cuando pinto, intento exprimir al máximo la diferenciación entre una obra y otra, hiperbolizada ésta para incidir más en el concepto del cambio.

Todo cambia. El mismo paisaje no es igual a las 10 de la mañana que a las 12 del mediodía -ni siquiera mañana a la misma hora-. Es el paso del tiempo, la incidencia lumínica, un capricho de la naturaleza o la interacción de algún ser vivo lo que le hace cambiar.

“Nunca nos bañaremos dos veces en el mismo río; distintas aguas fluyen, y nosotros tampoco seremos los mismos”. Heráclito

Ese concepto de cambio  cuenta que el motivo representado, extrapolándolo, es también una metáfora de nosotros mismos.

Todos cambiamos, al igual que el paisaje, tanto en esencia como en apariencia. No somos los mismos hoy que mañana, por lo que nuestra percepción tampoco es la misma y por tanto, el paisaje nunca lo podremos ver igual.

Es ese el concepto principal de la serie.

Cada cuadro no tendría sentido actuando por sí mismo; lo importante es el juego visual comparativo que lo certifica como único y momentáneo respecto a los demás.

Realmente, como hemos visto, el paisaje no tiene un protagonismo único. Pues es éste  una metáfora, una excusa más bien, para pintar. Es ello lo que me permite investigar diversos registros pictóricos, probar materiales  y establecer un lenguaje plástico personal y contemporáneo.

Dentro de esos materiales, se ha trabajado con técnicas convencionales y clásicas como el óleo, acrílico, encáustica, grafito, y también que éstas en algunas ocasiones han pasado a segundo plano debido a la incorporación de otras materias menos convencionales como el alquitrán o el cemento.

Valoro que la sinceridad de un error va más allá de la propia apariencia superficial. Es por ello por lo que introduzco continuamente pellizcos en mis cuadros, errores provocados. Los pintores somos solucionadores de problemas, y si tienes el error subsanado antes de empezar, no estás haciendo más que colorear.

La pureza se confirma cuando los componentes de un cuadro son nada más que un vómito de pintura. Pura pintura.

Anuncios

~ por NandoProjects en 09/04/2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: